Conducto eléctrico 101: clasificación de resistencia al fuego y a los rayos UV

Tabla de contenido

Los conductos eléctricos desempeñan un papel crucial en la protección y alojamiento de los sistemas de cableado eléctrico. Sirve como conducto para cables eléctricos, proporcionando un camino seguro y organizado que ayuda a prevenir daños y garantiza el flujo fluido de la electricidad. En este artículo, profundizaremos en el importante tema de la clasificación de resistencia al fuego y a los rayos UV para conductos eléctricos. Comprender estas clasificaciones es esencial para seleccionar los tipos de conductos adecuados y garantizar la seguridad y confiabilidad de las instalaciones eléctricas.

Clasificación de resistencia al fuego

Definición

Conducto eléctrico 101 Clasificación de resistencia al fuego y a los rayos UV - Clasificación de resistencia al fuego

La clasificación de resistencia al fuego se refiere a la capacidad de un conducto eléctrico para resistir el fuego y evitar la propagación de llamas y humo. En caso de incendio, un conducto con una alta clasificación de resistencia al fuego puede ayudar a contener el fuego dentro de un área limitada, minimizando los daños y permitiendo una evacuación más segura. Las clasificaciones de resistencia al fuego generalmente se determinan mediante procedimientos de prueba rigurosos, que evalúan el rendimiento del conducto bajo temperaturas elevadas y exposición a llamas.

Importancia real

La clasificación de resistencia al fuego de un conducto eléctrico es de suma importancia para la seguridad de las instalaciones eléctricas. Desempeña un papel crucial a la hora de contener un incendio dentro de un área específica y prevenir su rápida propagación a otras partes de un edificio o instalación. Al resistir los efectos del fuego, un conducto con una alta clasificación de resistencia al fuego permite más tiempo para la evacuación y reduce el riesgo de daños a la propiedad.

Dimensiones de clasificación

La clasificación de resistencia al fuego de los conductos eléctricos de PVC se determina mediante métodos de prueba estandarizados realizados por laboratorios de pruebas reconocidos, como Underwriters Laboratories (UL) y la Asociación Canadiense de Normas (CSA). Estas pruebas evalúan la capacidad del conducto para resistir la exposición al fuego y miden su desempeño en términos de inflamabilidad y resistencia a la propagación del fuego.

Pruebas de inflamabilidad UL para conductos eléctricos de PVC:

UL (Underwriters Laboratories) también realiza pruebas de inflamabilidad para conductos eléctricos de PVC utilizando el estándar UL 94 (Estándar para pruebas de inflamabilidad de materiales plásticos). Esta norma evalúa la respuesta del material a la ignición y propagación de la llama. Los métodos de prueba especificados por UL 94 evalúan el comportamiento de los conductos de PVC cuando se exponen a una fuente de llama.

UL 94 define clasificaciones de inflamabilidad específicas para materiales de PVC, incluidos los conductos eléctricos. Las calificaciones son las siguientes:

Pruebas de inflamabilidad UL para conductos eléctricos de PVC:

Estándar de prueba de inflamabilidad UL

Prueba de llama CSA

Las normas CSA especifican la clasificación de resistencia al fuego para conductos eléctricos; CSA C22.2 No. 211.0 es la norma canadiense que cubre las pruebas de llama para alambres y cables. Esta norma especifica los métodos de prueba y los requisitos de rendimiento para diversas clasificaciones de llama, incluidas FT4 y FT6. A continuación se detallan los métodos de prueba y los criterios de evaluación:

Prueba de llama CSA

Estándar de prueba de llama CSA

Clasificación de resistencia a los rayos UV

La clasificación de resistencia a los rayos UV para conductos eléctricos se refiere a la capacidad del material del conducto para resistir los efectos nocivos de la radiación ultravioleta (UV) del sol durante un período prolongado. A continuación se ofrece una descripción general de los rayos UV y su definición, peligros y estándares de clasificación:

Conducto eléctrico 101 Clasificación de resistencia al fuego y a los rayos UV - Clasificación de resistencia a los rayos UV

Definición de rayos ultravioleta:

La radiación ultravioleta es una forma de radiación electromagnética con longitudes de onda más cortas que la luz visible. Se divide en tres categorías según la longitud de onda: UVA, UVB y UVC. Los rayos UVA tienen la longitud de onda más larga y son los menos dañinos, mientras que los UVB y UVC tienen longitudes de onda más cortas y pueden causar más daño a los materiales y organismos vivos.

Peligros ultravioleta:

La exposición prolongada a la radiación ultravioleta puede tener varios efectos nocivos en los conductos eléctricos y otros materiales:

 

  1. Descoloramiento: La radiación ultravioleta puede hacer que el material del conducto se desvanezca, se decolore o desarrolle un tinte amarillento con el tiempo.

 

  1. Degradación: La exposición continua a los rayos UV puede provocar la ruptura de la estructura molecular del material del conducto, lo que resulta en fragilidad, grietas y resistencia mecánica reducida.

 

  1. Vida útil reducida: El daño causado por los rayos UV puede acortar la vida útil del conducto eléctrico, lo que provoca fallas prematuras y la necesidad de reemplazo.

Estándares de clasificación de resistencia a los rayos UV:

Existen varios estándares y sistemas de clasificación que se utilizan para evaluar la resistencia a los rayos UV de los conductos eléctricos. Estos estándares generalmente implican la exposición a pruebas de intemperismo acelerado que simulan la exposición a los rayos UV a largo plazo. Los siguientes son algunos estándares de clasificación de resistencia a los rayos UV comúnmente utilizados:

 

UL 651: Estándar de Underwriters Laboratories (UL) para conductos y accesorios de PVC. Incluye requisitos de resistencia a los rayos UV y procedimientos de prueba para garantizar la durabilidad del conducto en condiciones exteriores.

 

Norma ASTM D2565: Estándar de la Sociedad Estadounidense de Pruebas y Materiales (ASTM) que proporciona pautas para realizar pruebas de intemperismo con arco de xenón para evaluar la intemperización y la resistencia a los rayos UV de los plásticos, incluidos los materiales de conductos.

 

NEMA TC 2: Estándar de la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos (NEMA) para conductos de PVC. Incluye requisitos de resistencia a los rayos UV y otras características de rendimiento para sistemas de conductos eléctricos.

Niveles de clasificación de resistencia a los rayos UV:

Los niveles específicos de resistencia a los rayos UV pueden variar según el estándar y el material utilizado. Generalmente, los materiales de los conductos se clasifican en diferentes categorías de resistencia a los rayos UV según su rendimiento durante las pruebas. Estas categorías pueden incluir:

 

Clasificación de resistencia a los rayos UV: Excelente

Clasificación de resistencia a los rayos UV: buena

Clasificación de resistencia a los rayos UV: Regular

Clasificación de resistencia a los rayos UV: pobre

Los criterios y especificaciones exactos para cada nivel de calificación pueden diferir según el estándar que se utilice y los requisitos de aplicación específicos.

 

Es fundamental consultar las normas y especificaciones relevantes aplicables a su región o industria para determinar los requisitos específicos de clasificación de resistencia a los rayos UV para conductos eléctricos.

La importancia y el valor práctico de los conductos resistentes a los rayos UV.

La importancia y el valor práctico de los conductos resistentes a los rayos UV.

Los códigos de construcción a menudo incluyen requisitos específicos para las instalaciones eléctricas, incluido el uso de conductos resistentes a los rayos UV en áreas exteriores o expuestas. Estos requisitos se basan en el conocimiento de que la radiación UV puede causar daños importantes a los conductos eléctricos y comprometer su rendimiento y seguridad con el tiempo.

Los beneficios de utilizar conductos resistentes a los rayos UV en proyectos solares o exteriores son los siguientes:

 

  • Durabilidad mejorada: El conducto resistente a los rayos UV está diseñado para resistir la exposición prolongada a la radiación UV sin degradarse ni deteriorarse. Mantiene su integridad estructural, resistencia mecánica y propiedades de aislamiento eléctrico durante un período prolongado.

 

  • Vida útil extendida: Al proteger el material del conducto del daño de los rayos UV, los conductos resistentes a los rayos UV pueden tener una vida útil más larga en comparación con las alternativas no resistentes a los rayos UV. Esto reduce la necesidad de reemplazos y mantenimiento frecuentes, lo que resulta en ahorros de costos y una mayor confiabilidad del sistema eléctrico.

 

  • Desempeño confiable: El conducto resistente a los rayos UV garantiza un rendimiento constante y confiable del sistema eléctrico, incluso en ambientes exteriores hostiles. Minimiza el riesgo de fallas en los conductos, cortocircuitos eléctricos o aislamiento comprometido debido a la degradación inducida por los rayos UV.

 

  • Cumplimiento de Códigos y Normas: El uso de conductos resistentes a los rayos UV de acuerdo con los requisitos del código de construcción garantiza el cumplimiento de las normas de seguridad. Ayuda a prevenir peligros potenciales, como fallas eléctricas o riesgos de incendio, causados por daños causados por los rayos UV al conducto.

 

  • Protección de cableado y componentes: El conducto resistente a los rayos UV protege el cableado eléctrico y los componentes internos de la exposición directa a los rayos UV. Esta protección ayuda a mantener la integridad y funcionalidad del cableado, evitando el envejecimiento prematuro, la rotura del aislamiento o la degradación del rendimiento.

 

  • Estética y atractivo visual: El conducto resistente a los rayos UV puede conservar su color y apariencia durante un período prolongado, incluso bajo una exposición intensa a los rayos UV. Esto es particularmente importante en instalaciones exteriores o proyectos solares donde se desea estética visual, manteniendo una apariencia atractiva y profesional en el tiempo.

Preguntas y respuestas

1. ¿Cuál es la temperatura nominal de los conductos eléctricos de PVC?

Los conductos eléctricos de PVC (cloruro de polivinilo) generalmente tienen una temperatura nominal de 60 °C (140 °F) o 75 °C (167 °F), según el tipo y la aplicación específicos. La clasificación de temperatura indica la temperatura máxima a la que el conducto de PVC puede operar de manera segura sin experimentar una degradación o daño significativo a su integridad estructural y propiedades de aislamiento eléctrico.

 

El conducto de PVC con una clasificación de temperatura de 60 °C (140 °F) se usa comúnmente en aplicaciones residenciales y comerciales livianas. Puede manejar de forma segura el calor generado por las corrientes eléctricas dentro de este rango de temperatura. Este tipo de conducto de PVC es adecuado para la mayoría de las instalaciones de cableado eléctrico de uso general.

 

Los conductos de PVC con una temperatura nominal de 75 °C (167 °F) se utilizan a menudo en aplicaciones más exigentes, como entornos comerciales e industriales. Puede soportar temperaturas más altas y está diseñado para soportar el calor generado por cargas eléctricas más grandes o en ambientes donde pueden ocurrir temperaturas más altas.

2. ¿Ledes fabrica conductos de PVC cédula 40 para 105°C?

Según los requisitos de certificación y las necesidades prácticas de construcción, nuestra empresa actualmente no fabrica conductos de PVC cédula 40 para 105 °C. Generalmente, los conductos de PVC tienen temperaturas nominales de 60 °C o 75 °C, que son adecuadas para la mayoría de las aplicaciones residenciales, comerciales e industriales y cumplen con los estándares de seguridad y los requisitos de rendimiento.

 

Desde una perspectiva de certificación, los conductos de PVC generalmente deben cumplir con los estándares de certificación UL (Underwriters Laboratories), como UL 651, que garantiza el cumplimiento de los criterios de seguridad y rendimiento. Además, la certificación NEMA (Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos), específicamente NEMA TC 2, también es importante para que los conductos de PVC cumplan con los estándares de la industria en materia de seguridad, durabilidad y rendimiento.

 

En términos de requisitos prácticos de construcción, la temperatura ambiente es crucial. En instalaciones eléctricas típicas, los conductos de PVC están diseñados para soportar temperaturas ambiente normales que se encuentran en diversos entornos. Estas temperaturas generalmente se mantienen muy por debajo de los 105°C (221°F).

 

Además, los conductos de PVC con temperaturas nominales de 60 °C o 75 °C se utilizan habitualmente y se consideran suficientes para la mayoría de las instalaciones eléctricas. Manejan eficazmente el calor generado por las corrientes eléctricas manteniendo la seguridad y el rendimiento del sistema eléctrico.

3. ¿Están los conductos eléctricos clasificados contra incendios?

La importancia y el valor práctico de los conductos resistentes a los rayos UV.

La clasificación de un conducto eléctrico contra incendios depende del material específico del que está hecho y de los estándares que cumple. Aquí hay un desglose:

Generalmente:

Los conductos metálicos como el acero o el aluminio no son combustibles, pero no tienen una clasificación formal contra incendios. Pueden ayudar a proteger los cables del daño causado por el fuego durante un tiempo limitado, pero no evitarán que las llamas se propaguen indefinidamente.

A los conductos no metálicos, como el PVC, se les pueden asignar clasificaciones de resistencia al fuego en función de pruebas y estándares específicos. Estas clasificaciones indican su capacidad para resistir la propagación de llamas y la generación de humo durante un incendio.

 

Los conductos eléctricos de PVC LEDES cuentan con certificación UL y CSA con las más altas calificaciones de rendimiento contra incendios. Llevan la estricta clasificación sobre el suelo UL651 y la clasificación Plenum UL1653, así como una clasificación CSA FT4.

Para alcanzar estas clasificaciones, los conductos de PVC deben pasar pruebas específicas de resistencia al fuego:

 

El conducto con clasificación UL651 y CSA FT4 pasa una prueba de llama vertical (UL 94 V-0). Esto evalúa la capacidad de autoextinción: el material debe extinguir una llama dentro de los 10 segundos posteriores a su retirada de una fuente de llama.

 

UL1653 es aún más riguroso, ya que somete el conducto a llamas directas y exposición al calor radiante. Las muestras de PVC deben autoextinguir las llamas y no derretirse ni gotear durante un mínimo de 30 segundos.

 

Estas pruebas simulan las condiciones de calor extremo de los incendios de edificios para garantizar que los conductos mantengan la integridad del circuito para una evacuación segura y una respuesta al incendio.

4. ¿Qué tan caliente puede llegar a ser el conducto?

La temperatura que puede alcanzar un conducto depende de varios factores, incluido el tipo de material del conducto, el entorno circundante y la carga eléctrica que se transporta. Los distintos materiales de conductos tienen diferentes clasificaciones de temperatura, que indican la temperatura máxima que pueden soportar de forma segura sin degradar ni comprometer su integridad estructural ni sus propiedades de aislamiento eléctrico.

 

Conducto Metálico:

Los conductos metálicos, como los conductos metálicos rígidos (RMC), los conductos metálicos intermedios (IMC) y los tubos metálicos eléctricos (EMT), ofrecen una mayor resistencia al calor en comparación con los conductos de PVC. La resistencia al calor específica puede variar según el tipo y espesor del metal utilizado.

 

Conducto de metal rígido (RMC): el RMC generalmente está hecho de acero galvanizado y puede soportar temperaturas más altas. Tiene una clasificación de resistencia al calor que oscila entre 200 °C (392 °F) y 450 °C (842 °F) o más, según la aplicación específica y las especificaciones del fabricante.

 

Conducto metálico intermedio (IMC): el IMC también está hecho de acero galvanizado y tiene una resistencia al calor similar al RMC, que generalmente oscila entre 200 °C (392 °F) y 450 °C (842 °F) o más.

 

Tubería metálica eléctrica (EMT): EMT, que está hecha de acero revestido, tiene una resistencia al calor ligeramente menor en comparación con RMC e IMC. Generalmente está clasificado para soportar temperaturas que oscilan entre 100 °C (212 °F) y 200 °C (392 °F).

 

Conducto de PVC:

Los conductos de PVC, fabricados a partir de cloruro de polivinilo, tienen una menor resistencia al calor en comparación con los conductos metálicos. Como se mencionó anteriormente, los conductos de PVC generalmente tienen clasificaciones de temperatura de 60 °C (140 °F) o 75 °C (167 °F), lo que indica la temperatura máxima que puede soportar de manera segura en condiciones normales de funcionamiento.

Fin

Eso es todo. No dude en contactarnos si tiene alguna pregunta. Puedes simplemente envíanos un correo electrónico o nos envió el formulario de contacto.

es_CLES
Ledes WeChat No - Precio de fábrica mayorista del fabricante de la marca de conductos y accesorios eléctricos

Obtenga una cotización rápida